CRISTO JESÚS VINO AL MUNDO PARA SALVAR

01
Feb
cristo salva a los pecadores

En el último mes del año e independientemente de cuál sea la situación (económica, social o política) las personas hacen hasta lo imposible para no dejar pasar por debajo de la mesa y CELEBRAR. Hay que reunirse en familia, compartir una cena navideña y dar regalos a los más pequeños.

¿La pregunta es porque lo celebran?

  • Lo celebran porque es parte de una Tradición, por influencia cultural, social o una creencia religiosa.  Algunos celebran la llegada del Espíritu de la navidad, otros a Santa Claus, en nuestro país se celebraba el nacimiento del niño Jesús, digo que se celebraba porque se ha visto desplazado, por la influencia de la cultura americana, por el árbol de navidad y Santa Claus.  
  • Otros solo celebran al Jesús bueno y amoroso porque nos fue bien en el año que termina.
  • A muchos solo les interesa porque es una época comercial donde se obtienen grandes ganancias económicas por la venta de Juguetes, adornos, ropas, fuego artificiales, bebidas alcohólicas, comidas, etc.

En esta era post modernista la humanidad, dicha celebración la centran en el hombre, en la bondad de su corazón, en su capacidad de amar, perdonar y de hacer buenas obras al prójimo y lo vemos en todos los canales de tv en las películas que colocan para esta fecha, el final de esta películas tratan de reflejar al hombre como bueno, reunidos en paz, armonía y amándose, en las redes sociales, los mensajes que escuchamos en la radio. 

Pero se han olvidado o han dejado a un lado el motivo o la razón real, más mportante,  desde el punto de vista teológico y bíblico del porqué tenemos esta fecha para recordar y celebrar.  

La palabra de Dios a través del apóstol Pablo dice: “Palabra fiel y digna de ser recibida de todos:  que Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores,  de  los  cuales  yo  soy  el  primero”  (1 Timoteo 1:15).

Y aquí tenemos el verdadero motivo de dicha celebración del cual vengo a hablarles: hace 2024 años nació en Belén de Judea, en un pesebre, un niño llamado Jesús, nombre griego que viene del hebreo yeshua que significa Jehová es salvación o el Salvador, cumpliendo las profecías dichas acerca de él por el profeta Isaías 700 años antes.  

Porque tenía que venir Jesús, el salvador, a este mundo?  A salvarnos de que? Y por qué?  Y porque debo celebrarlo con conciencia a diferencia de como lo venía haciendo?

“CRISTO JESÚS VINO AL MUNDO PARA SALVAR A LOS PECADORES”,  DE  LOS CUALES YO SOY  EL  PRIMERO

  EN ESTA DECLARACIÓN ENCONTRAMOS TRES PUNTOS PRINCIPALES:

1.    EL SALVADOR.   

 Si yo le predicara a un salvador que fuera un simple hombre,  sería falsa nuestra esperanza,  y la salvación así anunciada es inadecuada a lo que nosotros necesitamos. 

Si proclamara la salvación por un ángel o cualquier falso dios debido a que nuestros pecados son tan pesados que una salvación angelical o de otro dios habría sido insuficiente  y,  por  tanto,  ese  evangelio  se derrumbaría. 

Toda nuestra salvación descansa en la persona de Jesucristo, el Salvador.

JESUCRISTO, QUE VINO AL MUNDO PARA SALVAR A LOS PECADORES, era Dios, que mucho antes de bajar a la tierra fue adorado por los ángeles como el Hijo del Altísimo.  

Él era el Hijo del hombre, de hueso y carne pero era, además, el Eterno Hijo de Dios, en quien habitaba toda la plenitud de la Divinidad.

EL ES UN SALVADOR QUE NO TIENE IGUAL EN CIELO Y TIERRA. 

•          Si Él no fuera poderoso, ni hubiera sido facultado para hacer la obra, lógicamente ésta no nos serviría de nada y hubiera fracasado en su objetivo. 

•          Es plenamente manifiesta su previsión desde la eternidad para saciar nuestros más profundos deseos. 

•          ¿QUÉ SALVADOR PODEMOS DESEAR QUE SEA MÁS GRANDE QUE EL MISMO DIOS?.

 •         ¿No tendrá poder para salvar un alma el que formó los cielos?,

•          ¿no podrá librarla de la destrucción que ha de venir Aquel que al principio extendió el firmamento e hizo la tierra para que el hombre la habitara?

•          Cuando declaramos que Él es Dios, manifestamos su omnipotencia y eternidad; ¿qué será imposible para él? Lucas 1: 37

•          Si Dios emprende una obra, no fracasará; si inicia una empresa estad seguros de su éxito. Así pues, al anunciarles al Salvador, aquel Jesús hombre y Dios, estoy plenamente seguro de ofrecerles algo que es digno de ser recibido de todos.

“Cristo Jesús”, que declarado es “el Ungido Salvador”.   Y el Ungido Salvador “vino al mundo para salvar a los pecadores”.

Dios el Padre ungió a Cristo para ser el Salvador de los hombres desde antes de la fundación del mundo y por lo tanto,  bajo de los cielos para redimir al hombre de su pecado, y ha venido enviado y facultado. 

La autoridad del Padre respalda su obra (la obra de Jesucristo.  Mat 17:5 Mientras él aún hablaba, una nube de luz los cubrió; y he aquí una voz desde la nube, que decía: Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia; a él oíd.  1Jn 2:23 Todo aquel que niega al Hijo, tampoco tiene al Padre. El que confiesa al Hijo, tiene también al Padre). 

COMO PECADOR, ¿QUÉ MÁS GRANDE SALVADOR PUEDES NECESITAR QUE AQUEL QUE FUE UNGIDO POR DIOS?

¿Qué más puedes requerir para tu rescate que el eterno Hijo de Dios, y la unción del Padre como ratificación del pacto?

JESUCRISTO, NUESTRO REDENTOR, COMO HOMBRE QUE ERA:  

•          Vino al mundo en la más perfecta y plena identificación con la naturaleza humana.  

•          Aunque era el Hijo de Dios, dejó su más alto trono en la gloria para venir a humillarse en un pesebre.  Pequeñito, recién nacido.

•          cómo humano pasó de la niñez a la adolescencia, y de la adolescencia a la plenitud de la vida.

•          ¡Se presentó a la edad de 30 años ante el mundo para predicar y sufrir!  bajo el yugo de la opresión despreciado y desechado; Isa 52:14 »Muchos se asombrarán al verlo, por tener la cara desfigurada, y no parecer un ser humano. 

•          ¡sufrió la crucifixión y estuvo pendiente del madero!, 

•          Murió en agonía tan intensa  que  la  imaginación  es incapaz de apreciar.

•          Fue sepultado en una tumba silenciosa!  

•          Pero, al fin, rompió los lazos de la muerte, resucitó al tercer día, y subió luego a los cielos “llevando cautiva la cautividad”! 

Ahora conoces quién es este Salvador,   No solo fue un Niño Jesús, No es solo el Jesús histórico, No fue solo un Hombre moral, Filosófico. No es un buen amigo que me acepta tal como soy, con mis pecados.

Jesús de Nazaret murió en la cruz por nuestros pecados llevando escrita sobre su cabeza:  “Jesús Nazareno,  Rey  de los  Judíos”,  aquel  hombre  era  el hijo  de Dios,  el resplandor de la gloria del Padre, y la misma imagen de su substancia, engendrado por Él (engendrado, no hecho), siendo la misma naturaleza del Padre.  

“El cual siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios, como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.” Filipenses 2:6-8

Si ustedes, como Tomas, pudieran meter sus manos en su costado, estoy seguro de que ya no serías incrédulos, sino fieles.   Pero debemos creer por fe y no por vista . Juan 20:29 RV 1960  Jesús le dijo: Porque me has visto, Tomás, creíste; bienaventurados los que no vieron, y creyeron.

Porque tal Salvador puede salvar eternamente a los que por Él se allegan a Dios”. Juan 14:6 RV 1960 Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.

Ésta es, pues,  la persona del Salvador.

2.      EL SEGUNDO PUNTO,  ¿A quién tendría que salvar?   

 “EL VINO AL MUNDO PARA SALVAR A LOS PECADORES”.

  • Reyes, príncipes, Ricos, también los mendigos y los pobres. 
  • Hombres instruidos, profesionales, doctores, ingenieros, físicos, maestros etc, también al iletrado, al analfabeta.
  • El Judío no serás más justificado que el gentil.  Todas las razas y nacionalidades.
  • A ustedes también,  podrán pensar que no son pecadores porque quizás no han matado, no ha robado un banco. Romanos 3:23 TLA  Todos hemos pecado, y por eso estamos lejos de Dios.
  • 1 Juan 1:10 RV 1960  Si decimos que no hemos pecado, le hacemos a él mentiroso, y su palabra no está en nosotros.
  • El único título, tan largo y ancho como la humanidad misma, es simplemente éste: “Jesucristo vino al mundo para salvar a los pecadores”. 
  • Aquellos que Cristo vino a salvar son pecadores por naturaleza, nada más y nada menos que pecadores, que estaban completamente “muertos en delitos y pecados”.
  • Fue Él quien, por el efecto de su muerte, les dio la sensibilidad y el conocimiento del pecado.  

¡Pecadores!    Esta palabra abarca a todas las clases sin distinción. 

  • Hay algunos que parecen tener pocos pecados, que no han caído en lo profundo de la iniquidad, Mas Cristo ha muerto también por tal clase de personas.
  • Hay personas cuyos crímenes han sido más diabólicos y detestables que cualquier obra atribuida  al  mismo  Satán.    Pero a pesar de ello,  no  los excluye. 
  • La blasfemia, se ha convertido en parte de su comida y bebida, y lo encuentran tan natural que su misma maldad y perversidad no les impresiona, abundando en ella cada vez más.
  •  Se deleitan en conocer la ley de Dios por el mero hecho de poderla quebrantar. 
  • Hombres que se gozan en la inmundicia de la iniquidad humana.  Pero aun estos quedan incluidos.  Muchos de ellos serán lavados con la sangre de Jesús, y hechos partícipes del amor del Salvador.
  • Tampoco hace distinción por la edad de los pecadores. Muchos, en los últimos años de su senectud, han probado el amor de Jesús.  Así también para los más jóvenes.

 “Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores”.  Ha habido muchos hombres en tus mismas condiciones que han sido salvados; ¿por qué, pues, no has de serlo tú?  Muchos de los más grandes canallas, de los más viles ladrones y de las más viciosas prostitutas, han sido salvados. 

Es cierto que Él vino para salvar a los que fuesen pecadores; PERO CRISTO NO SALVARÁ A TODOS, YA QUE HAY MUCHOS QUE SE CONDENARÁN INDUDABLEMENTE POR RECHAZARLE.  

  • Para aquellos que le desprecian,
  • para los que no se arrepienten,
  • para los que no quieren saber nada de Sus caminos ni de Su amor,
  • para los que se amparan en su propia justicia,
  • para los que no vienen a Él;

Para estos, pecadores, no hay promesa de misericordia, porque no hay otro camino de salvación fuera de Él. 

Si yo quiero saber si Cristo murió por mí, para creer en El y considerarme salvo, debo responderme esta pregunta: ¿Siento hoy que soy un pecador? Si Puedo contestar que sí, porque en realidad es mi convicción, entonces,  Cristo murió por mí; estoy incluido en su especial propósito. Mi nombre está anotado en los eternos rollos y  sin  duda  alguna  seré  salvo  y descanso en tan sencilla verdad, creyendo y confiando que ella será el ancla de mi salvación en todo tiempo de dificultad. 

  ¿Aun no estás preparado para creer en Él? yo les suplico, que creáis esta gran verdad digna de ser recibida de todos: Cristo Jesús vino a salvarnos. 

Si Estas abatidos, cansado y triste, desilusionado, si el mundo se ha tornado en algo vano y sin sentido.   Si están afligidos,  a pesar de haber gozado de todos los placeres y ahora estas exhausto por el hastío, o incluso por la enfermedad y que anhelas ser liberados de todo ello;

Tú que buscas algo mejor que lo que este mundo jamás te pueda ofrecer, a ustedes les predico este Evangelio (la buena noticia) del bendito Dios:  que Jesucristo, el Hijo de Dios, nacido de la virgen María,  fue crucificado, muerto y sepultado, y resucitó al tercer día para salvarnos a todos nosotros.

3. EL TERCER PUNTO: ¿?.“CRISTO VINO AL MUNDO PARA SALVAR A LOS PECADORES”.

QUE QUIERE DECIR SER SALVO. Romanos 6:23 TLA Quien sólo vive para pecar, recibirá como castigo la muerte. Pero Dios nos regala la vida eterna por medio de Cristo Jesús, nuestro Señor.

«DE LOS PECADORES YO SOY EL PRIMERO, MAS POR MI CRISTO MURIÓ EN EL MADERO».

•          SER SALVO ES SER LIBRADO DE LA IRA, DE LA MALDICIÓN Y DE LAS AMENAZAS DE UN DIOS AIRADO, y ser traído a probar y gustar el amor, la complacencia, y el aplauso de DIOS nuestro Padre y Amigo. 

LA DOBLE RECOMENDACIÓN. 

1.    LA RECOMENDACIÓN DIRIGIDA AL QUE DUDA: “ES PALABRA FIEL”.

PUEDES ESTAR PENSANSO. “No lo creo; es demasiado bueno para ser verdad”. 

  • Es buena, y tan cierta como buena. (Núm. 23:19 Dios no es hombre, para que mienta, Ni hijo de hombre para que se arrepienta.  Él dijo, ¿y no hará?  Habló, ¿y no lo ejecutará?)
  • Tú crees que si un hombre te ofendiera, jamás podrías perdonarle; pero Dios no es hombre: Él perdona donde tú eres incapaz de hacerlo.
  • La gracia de Dios es más grande que el más grande de nuestros pecado.

2.   En segundo lugar, “Digna De Ser Recibida De Todos”; recomendación para el indiferente, y aun para el preocupado.

Si estás Diciendo en tu corazón ¿Qué me importa a mí todo eso?  Si esto es todo lo que este hombre tiene que decir, me trae sin cuidado el escucharle; y si el Evangelio no es más que esto, el Evangelio no es nada”.

No es tu casa la que está en peligro, ni tus propiedades,  ni tu cuerpo solamente, sino tu alma. Que va a  sufrir, por la eternidad, sus horribles terrores, los espantos del infierno, la muerte eterna separado de Dios por la eternidad.

¿Eres sabio?  Esto es más digno que toda tu sabiduría.

¿Eres rico?  Esto es mejor que toda tu fortuna.

¿Eres famoso? Esto es mejor que toda tu fama.

¿Eres noble?  Esto es más digno que toda tu alcurnia y que todo tu abolengo.

El evangelio es lo más digno que existe bajo el cielo, porque cuando todo haya fenecido, permanecerá contigo para siempre.  En la hora de la muerte responderá por ti cuando tengas que estar frente del tribunal de Dios, y será tu eterna consolación por los siglos de los siglos. 

“Pero señor,  si yo he sido un ladrón,  un fornicario, adultero, un borracho, un blasfemo…” Es digno para ti, porque Él vino para salvar a los pecadores, y tú eres uno de ellos.  Pero  Aceptalo, no solamente en la mente, sino en el corazón; apretalo contra tu alma y considerarlo tu todo en todo; puedes alimentarte de él, vivir en él.  Y si vives para él, si sufres por él, si morís por él, él es digno de todo.

Que endurecimiento del corazón, que el hombre no se preocupe de su propia salvación, que rechace sin pensarlo siquiera la más preciosa verdad. 

Quizá sea ésta tu última amonestación, o peor aún, el último aviso que jamás volverás a experimentar. Tu no lo sabes. Te exhorto a que No salgas de aquí para olvidar la clase de hombre o mujer que eres, un pecador, sino date prisa en llegar a tu hogar, entra en tu cuarto, cierra la puerta, cae sobre tu rostro, confiesa tu pecado, clama a Jesús, dile que eres un perdido miserable sin su gracia soberana, cuéntale que has oído esta mañana que El vino al mundo para salvar a los pecadores, y que ante tanto amor, hoy te arrepientes y anhelas ser suyo.  Y allí, en su presencia, suplícale y dile “Señor, sálvame o perezco” te acepto como mi salvador y mi Señor.

Pido a Dios, al espíritu santo, para que Su Palabra se encomiende a sí misma a la conciencia de cada uno de ustedes, que quizás nunca habéis buscado refugio en Jesús, y que por medio de la predicación de este mensaje sean persuadidos a venir, ver y probar que el Señor es bueno. Y que hoy salgas de aquí con el verdadero conocimiento del porque debemos celebrar la natividad: que Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores.  Porque un niño nos ha nacido, un hijo nos ha sido dado, y la soberanía reposará sobre sus hombros; y se llamará su nombre Admirable Consejero, Dios Poderoso, Padre Eterno, Príncipe de Paz. Isaías 9:6  El Señor los bendiga a todos por Cristo Jesús.  Amén.

Compártelo Con Tus Familiares y Amigos

Deja un comentario